Un comienzo deslumbrante

Partiture Philharmonic Orchestra y el solista Damián del Castillo abren el festival

DIARIO JAÉN | 21 SEP 2019
María Ibáñez

Las brisas otoñales ya son fáciles de percibir en la cuenta atrás del cambio de estación. La llegada del otoño en Jaén es sinónimo del retorno de un festival que este año celebra su vigésima edición y que anoche hizo gala de un maravilloso comienzo. El Teatro Infanta Leonor fue tornándose, a medida que se acercaban las nueve de la noche, en un hervidero de amantes de la música clásica. Un lleno absoluto del patio de butacas, al haberse conocido que las invitaciones estaban agotadas, ya presagiaba un éxito rotundo del concierto inaugural del XX Festival de Otoño de la capital. Un cometido difícil de asumir, pues siempre una inauguración supone un punto de inflexión que deriva, en este caso, en un completo mosaico de propuestas culturales de diversa índole y que hará soñar entre mágicas corrientes culturales a los jiennenses. Y fue esto último a lo que motivó Partiture Philharmonic Orchestra con unas piezas musicales que embriagaron a un público que pareció retornar a la época dorada de la música clásica. No obstante, la orquesta entrelazó notas musicales con la portentosa voz del barítono que las tiñó de sonoridad vocal magistral. El ubetense Damián del Castillo, de gran proyección nacional, no dejó lugar a la indiferencia en una noche hecha para dejarse llevar. Para dejar que el corazón palpitase al compás de la orquesta. En concreto, los músicos —en su mayoría jiennenses— que la hicieron sonar, interpretaron un ciclo de cuatro canciones originales para voz y piano —Lieder eines fahrenden Gesellen— Este culminó con la Sinfónica fantástica Op.14, una de las obras sinfónicas más relevantes del Romanticismo, compuesta por Hector Berlioz, y estrenada en París en 1830. De esta manera, el público fue conocedor directo de una sublime interpretación de una auténtica joya de la historia musical.

El aplauso colectivo de un público volcado con un espectáculo para el recuerdo sirvió para que las aún presentes ondas expansivas del barítono conociesen un auge en cuyo epicentro brillaba sin descanso la Partiture Philharmonic Orchestra. La batuta de Juan Paulo Gómez armonizaron los movimientos de sus músicos, los cuales no dejaron de encandilar. En todo ello consistió la primera actividad cultural del XX Festival de Otoño y que contó con el patrocinio de la Obra Social La Caixa. Así, y como desde el Ayuntamiento se anunció, este concierto inaugural consistió en una apuesta por hacer llegar a todo tipo de público la oportunidad de “empaparse” de la cultura.

Ver noticia original